Ferro en mis manos…


Aunque debería hablar en singular y decir «en mi mano» porque, como puedes ver en la imagen que ilustra esta entrada, estoy un poco lesionada…

Hoy, a las 9:05 AM, me han traído, por fin, la prueba de impresión o ferro, recién sacado del horno.
Tengo que confesaros que estoy emocionadísima, casi en estado de shock. Ahora ya me creo que la publicación de la novela es una realidad.
Reconozco