Fumando espero…


El 10 de octubre entregué la primera “galerada”, es decir, la novela ya maquetada en formato digital que la editorial me envió para que estudiase las correcciones ortotipográficas que habían realizado, y cambiar lo que me pareciera oportuno.
He de confesar que no esperaba lo que sucedió: me volví loca.

Después de haber estado corrigiendo la novela durante los últimos tres años (de modo intermitente, ¡que una trabajaba para pagar la hipoteca!), pensaba que ya estaba contenta con todo lo que había cortado, reescrito, modificado, reestructurado, eliminado, etc.
¡Oh, sorpresa! Fue ver la novela en el formato que saldrá publicada y empecé a cambiar cosas aquí y allá.
Eso que dicen que una nunca está plenamente satisfecha con su obra, es verdad. Así que me volví un poco loquita reescribiendo algunas escenas. Siempre para mejor, por supuesto.
Ahora la editorial se encuentra aplicando los cambios realizados, y re-maquetando la novela nuevamente. El resultado de esto dará lugar a lo que ellos llaman “segunda galerada” y como la primera, tendré que revisarla completa para comprobar que todo esté perfecto, que no se haya quedado ningún párrafo en el tintero o que haya una coma fuera de lugar.
Daré el visto bueno y, tras una última revisión por parte del experto de la editorial, pasará a máquinas y llegará a tus manos, que sé que estás esperando la novela con ansias 🙂
Y en eso estoy, en esa larga espera. Quien espera desespera, y quien viene nunca llega. Qué sabio el refranero español…