SIGRID


(…) es apasionante, especialmente el final. En vez de resolverlo de una forma fácil (…) que lo ha hecho más emotivo si cabe.